LOS DATOS DEL DÍA
martes, 13 de febrero de 2018
SAN JAIME HILARIO, HERMANO DE LA SALLE

Uno se resiste a creer lo que ocurrió cuando le fusilaron. Por dos veces seguidas, los disparos del pelotón de ejecución le dejaron ileso. Y eso que lo cuenta don Miguel Aleu, médico forense que presenció el acto para testificar su muerte. Sería el jefe del pelotón, señor Barrás, quien descargaría su pistola en la sien del mártir. Sea de ello lo que fuere, resultan testimoniales sus últimas palabras, dirigidas a sus verdugos: “Morir por Cristo es vivir, amigos míos”.
Quien así hablaba, el Hermano Jaime Barbal, había nacido en un pueblecito de Lérida y fue martirizado en Tarragona en 1937. Fue un buen cristiano y mejor religioso educador, enamorado siempre de Jesucristo. Se negó a aceptar la mentira que su abogado defensor había planeado para salvarle la vida.

Fíjate un poco en lo que decía o escribía desde el banquillo o la cárcel:

“Ni he manejado armas, ni soy de ningún partido político. Mi política consiste en amar a Dios y en hacer todo el bien posible a mi prójimo”.
Al enterarse de su sentencia a muerte dijo: “Bendito sea Dios; desde el cielo rogaré por vosotros. ¿Qué más puedo desear que morir por el único delito de ser religioso educador y haber contribuido a la educación cristiana de los niños?”.
Y en el banquillo de los acusados escribía: “Amados padre y familia: Me han juzgado y condenado a muerte. No lloréis; pues no soy digno de lástima. Estoy tranquilo, pues no recuerdo haber hecho mal a nadie, ni me parece tener ningún enemigo. Soy condenado a muerte porque soy religioso. Moriré por Dios y por mi patria. No sé cuando se ejecutará la sentencia; sólo deseo hacer el bien a todos. Adiós; os esperaré en el cielo”.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

¿Qué frase de las escritas por el Hermano Jaime te llama más la atención?
¿Es verdad que se puede morir perdonando, y amar hasta desear dar la vida?

ORACIÓN

El amor es la palabra limpia que hace vivir; es el fruto de la tierra buena y es sufrir; es decirle al hermano: “solo no estás”. No dejes que pase tu tiempo sin más.

EL AMOR ES NUESTRO CANTO A LA VIDA QUE SE DA Y QUE ESPERA UN AMANECER EN LA VERDAD.

El amor es el regalo que nos da Dios; es tener el corazón abierto y es perdón; es la fe y la esperanza cierta del más allá. No dejes que pase tu tiempo sin más.

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!