LOS DATOS DEL DÍA
martes, 13 de febrero de 2018
DESCUBRÍ UN CAMINO PARA MI VIDA

Hola amigos. El pasado martes te comentaba sobre cómo fue mi formación, y no acabé. Me creas o no, a la “avanzada” edad de 11 años, recibí la tonsura. Te lo explico. Se trata de una ceremonia en la que te cortaban el pelo de la coronilla de la cabeza y eso quería decir que estabas destinado a ser sacerdote o, ¿quién sabe?, tal vez incluso obispo. En aquel momento no tenía ni idea de lo que significaba ser sacerdote.
A los 15 años, sin embargo, lo tomé más en serio cuando un tío mío me cedió su prebenda de canónigo en el cabildo de la catedral de Reims, uno de los más ilustres de Francia. Este tipo de cosas eran consideradas más como una beca que como un trabajo, ya que se les concedía a los jóvenes para animarles a seguir la carrera sacerdotal y ayudarles económicamente en sus estudios en el seminario. Con todo, no pienses que se trataba de un título honorífico; me exigía cinco horas diarias de dedicación en la catedral. A mí me agradaba, entre otras cosas, porque rompía la monotonía de mi vida, porque me gustaba orar y en parte también porque me traía recuerdos de cuando rezaba con mi abuelo.

A los 18 años me gradué en la Universidad de Reims. A los 19 años dejé mi casa y me encaminé a París para realizar mis estudios sacerdotales. En un principio pensé en ser juez, como mi padre, pero al final me decidí por sacerdote. Mis padres no pusieron demasiada resistencia; en aquel tiempo, los hijos primogénitos, debían estudiar lo que sus padres, pero mis padres lo aceptaron muy bien.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

¿Qué te parece el camino que descubrió Juan Bautista?
¿Has descubierto ya el camino de tu vida?

ORACIÓN

Amigo Jesús, a veces vivimos muy centrado en nosotros mismos y nuestras preocupaciones.

A veces no percibimos lo que sucede a nuestro alrededor y nos cuesta ver hacia dónde caminar.

Te pedimos que nos des fuerza para tener los ojos abiertos, para descubrir el camino en el que ser felices.

Gracias Señor.

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!