LOS DATOS DEL DÍA
martes, 13 de marzo de 2018
LA SEÑORA MAILLEFER
INTRODUCCIÓN PARA EL EDUCADOR

Vamos a destacar esta semana la importancia de las personas, tanto de nosotros mismos, como de las demás que nos rodean. Hoy destacaremos la importancia de los templos corporales, de las personas, no de los demás templos...

El martes pasado, vimos como la señora Maillefer había enviado al Sr. Nyel a Reims, con el cometido de abrir una escuelita para niños pobres. Vamos a intentar conocer algo más de esta señora:

Había nacido en Reims y era pariente de la familia La Salle. Contrajo matrimonio con un rico personaje de Ruán, y se fueron a vivir a aquella ciudad del noroeste de Francia.
Su vida era lujosa y deslumbrante. Los pobres para ella eran gentes despreciables, que no merecían atención. Solo contaban sus fiestas, banquetes y posesiones... Hasta que ocurrió algo desconcertante. Una noche de invierno, con nieve y frío, acudió a su casa un mendigo pidiendo limosna. “¡Por amor de Dios, señora! No tengo dónde ir. Déjeme pasar la noche en algún rincón de su casa...”. Ella le arrojó de mala manera. Pero el cochero sintió piedad de aquel desventurado y le dejó dormir, sin que la señora lo supiera, en las caballerizas. Pero el mendigo murió aquella noche. El criado se vio obligado a decírselo a su señora, que se enojó terriblemente. Y para que sacaran de su casa cuanto antes aquel cadáver y lo enterraran, buscó en sus armarios una sábana y se la arrojó al criado: “Ahí tiene eso. Saquen cuanto antes de mi casa ese muerto”. Y así lo hicieron. Pero a los pocos días, la señora Maillefer quedó aterrada cuando al abrir el armario vio doblada y colocada en su sitio la sábana que de tan mala gana había destinado para envolver al difunto. Como si el pobre no aceptase aquella mala limosna...

Preguntó a todo el personal de la casa, y la aseguraron que el cadáver había sido envuelto en la sábana y enterrado con ella. Nadie pudo explicar cómo había sido devuelta al armario. Y este hecho cambió su comportamiento. Sintió como que alguien le avisaba de que estaba en una vida muy equivocada. Desde entonces se dedicó a realizar obras de caridad. Al poco tiempo quedó viuda y quiso reparar sus errores. Limitó sus gastos cuanto pudo, y destinó todos sus bienes a socorrer las desgracias de los pobres. La gente que se escandalizaba, ahora la miraba como una santa. Así, también la señora se acordó de su ciudad natal, Reims, y envió al Sr. Nyel para que abriera una escuela para pobres. Y así dispuso la providencia su encuentro con Juan Bautista de la Salle.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

Casualidades de la vida?
Normalmente, todo en la vida tiene una explicación y lo que nos pasa, nos ayuda a madurar y a cambiar en la vida: ¿te ha pasado alguna vez?

ORACIÓN

Hoy Señor, queremos comenzar el día pensando en ti.

Y queremos traer a nuestro recuerdo las miles y miles de personas que piensan en los demás; queremos darte gracias por todas las personas que se empeñan en su día a día, en “salvar” a personas perdidas, en ayudar al que lo necesita, en curar al enfermo, en consolar al que está desesperado.

Que de verdad, seamos conscientes que en nuestras manos está, el poder hacer de nuestro mundo, un lugar donde se respire un poco más de felicidad.

Danos fuerza para, al menos, intentarlo en el día de hoy. Gracias Jesús.

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!