LOS DATOS DEL DÍA
miércoles, 16 de mayo de 2018
MARÍA POBRE, PERO LLENA DE DIOS
147-LRM-2ByC

“He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu Palabra.” (Lc.1,38)

Mira, te contaré cómo me siento (relata Sonia, una chica que lo ha dejado todo por seguir a Jesús en una congregación religiosa):
“Al principio quería tener todo el mundo a mis pies. Era una tremenda soñadora, de esas que nunca pisan tierra. Y pensaba que el mundo sería mío muy pronto. Mi juventud; mis cualidades, (entre otras cosas, los chicos no se me daban mal...) y los deseos grandes de llegar a ser alguien, me hacían concebir grandes esperanzas para el futuro...

Pero... ¡bendito encuentro! Fue muy sencillo, pero lleno de hondura. A mis 17 años, casi sin quererlo, porque no lo buscaba, Dios vino a tirar por tierra todas mis pretensiones: los deseos de mis padres para mí, se fueron al garete; las ilusiones que yo misma puse en mis proyectos me parecieron tan vacíos, que ya no merecía la pena gastar tiempo por ellos. ¿Y los chicos? ¡Ah! encontré un amor más grande que me ha llenado del todo, que ha sido (y aigue siendo) mi riqueza y que me ha hecho dar de lado a todas las cosas que antes me llenaban.

Pienso en María ¡qué sencillez y qué energía la de ella! Pobre como la que más. Pero tan llena de Dios 'que le hace gritar: “¡El Poderoso ha hecho tanto por mí! ha colmado de bienes a los pobres...”  ¿Hoy? ¿Cómo voy a decirte que no soy feliz, si Él llena mi vida?”

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

¿De qué cosas tenemos que vaciarnos, porque Dios no cabe en nosotros?
¿Qué descubrimos en la actitud de María que puede ayudarnos en este sentido hoy?

ORACIÓN

Contigo proclamamos la grandeza de Dios; porque ha cegado a los soberbios, y ha devuelto la vida a los pobres.
Contigo recordamos las maravillas de Dios, porque ha resucitado a su hijo de entre los muertos, y ha devuelto la confianza a los que la habían perdido.
María, contigo proclamamos que sólo Dios es santo, que no hay Dios como nuestro Dios, porque sólo él ha hecho prodigios entre los sencillos.
Desde ahora, Madre, contigo, te llamamos bienaventurada, la llena de gracia, ¡la llena de Dios!

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!