LOS DATOS DEL DÍA
jueves, 11 de octubre de 2018
LA OSCURA CAVERNA

Un sabio de Oriente contó a sus discípulos la siguiente historia:

“Varios hombres habían quedado encerrados por error en una oscura caverna donde no podían ver casi nada. Pasó algún tiempo y uno de ellos logró encender una pequeña vela. Pero la luz que daba era tan débil que no se podía ver casi nada. Al hombre, sin embargo, se le ocurrió que con su luz podía ayudar a que cada uno de los demás prendieran su propia vela. Entonces, compartiendo todos sus pequeñas velas, consiguieron iluminar la caverna y así se pudieron salvar.

Cuentan que un alumno le preguntó al sabio ‐¿Qué nos enseña, maestro, este relato?

Y el sabio contestó: ‐ “Nos enseña que nuestra luz individual no ilumina, si no la compartimos con los demás. Y también nos dice que el compartir nuestra luz no la disminuye, sino que, por el contrario, la hace crecer”.

El compartir nos enriquece en lugar de hacernos pobres. Los momentos más felices son aquellos en los que hemos podido compartir.

Que Dios nos dé siempre la luz para iluminar a todos los que pasen por nuestro lado. Si una vela enciende a otra, pueden llegar a brillar miles de ellas. De igual modo, si

iluminas tu corazón con amor, puedes iluminar a miles de corazones con amor.
Durante este curso tendremos muchas oportunidades de ayudarnos unos a otros. A ver si se nota que también somos buenos compañeros a lo largo de todo el curso, iluminando

no sólo con nuestras buenas palabras sino con nuestra buena actitud.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO
  • ¿Qué significa la palabra compartir?
  • ¿Vemos que es importante compartir?
  • ¿Qué podemos compartir?
ORACIÓN

Jesús, amigo de todos, gracias por compartir tu presencia con nosotros.

Estás aquí, con nosotros y nos invitas a dar lo mejor de nosotros mismos, a los demás.

Ayúdanos, como Juan Bautista de la Salle, a regalar a los que nos rodean nuestra sonrisa, nuestro trabajo y lo aprendido.

Gracias Jesús.

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!