LOS DATOS DEL DÍA
jueves, 11 de octubre de 2018
APRENDE A ESCALAR MONTAÑAS

Todos los misioneros, voluntarios, trabajadores, estudiantes, jubilados, etc., persiguen unos objetivos. A veces llegar hasta ellos supone un gran esfuerzo y una motivación que, en ocasiones, tiende a decaer. Por eso esta mañana vamos a aprender a escalar montañas.

Primero tienes que escoger la montaña que deseas subir. No te dejes llevar por los comentarios de los demás, que dicen “aquella es más bonita o más fácil”. Vas a gastar mucha energía y entusiasmo en alcanzar tu objetivo y tú eres el único responsable de lo que vas ha hacer.

Cuando empieces a subir la montaña, presta atención a lo que te rodea. Hay despeñaderos, claro, piedras y hendiduras, pero si sabes dónde pones el pie, te darás cuenta de los peligros y sabrás evitarlos.

Claro que hay que tener un objetivo claro: llegar a lo alto. Pero, a medida que vas subiendo, se pueden ver más cosas y no cuesta nada detenerse de vez en cuando y disfrutar un poco del panorama de alrededor. A cada metro conquistado, puedes ver un poco más lejos; aprovecha eso para descubrir cosas nuevas de las que, hasta ahora, no te habías dado cuenta. Aprovecha el paisaje.

Sólo consigue subir una montaña aquel que presta a su cuerpo la atención que merece. No te exijas más de lo que puedes dar.

El recorrido hasta la cima es siempre mayor del que pensabas. No te engañes, ha de llegar el momento en que aquello que parecía estar cercano está aun más lejos. Pero, como estas dispuesto a llegar hasta allí, eso no va ha ser un problema.

Llora, grita, da palmas y ríe cuando lo hayas conseguido. Piensa que lo que antes era, apenas, un sueño lejano ahora es parte de tu vida: lo conseguiste.

Aprovecha que has descubierto una fuerza que ni siquiera conocías y dite a ti mismo que, a partir de ahora y durante el resto de tus días, la vas a utilizar. Promete también descubrir otra montaña y parte de una nueva aventura.

Cuenta tu historia, ofrece tu ejemplo para que otro sepa que todo es posible si uno se lo propone y sentirán el valor para enfrentarse a sus propias montañas.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

·               ¿Tenemos experiencia de escalar montañas en nuestra vida?

·               ¿Qué es lo más difícil?

ORACIÓN

Amigo Jesús, al comienzo de este día, una vez más tenemos que darte gracias; gracias por la enorme lección que nos regalas, aprender a escalar montañas.

Gracias porque nos brindas los mejores equipamientos para hacerlo, incluso nos enseñas a usarlo.

Gracias por las personas que escalan con nosotros, aunque a veces pensemos que son una carga pesada.

Gracias Señor, por animarnos a escalar, queremos subir, subir muy alto.

Con tu ayuda conseguiremos llegar a grandes metas. Gracias.

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!