LOS DATOS DEL DÍA
jueves, 11 de octubre de 2018
Nadie es nadie para juzgar a nadie

"Gran Dios, no permitas que juzgue a mi prójimo sin haber recorrido antes con él una milla en sus sandalias". (Indígenas americanos)

Evangelio de san Lucas 6, 37-42

No juzguéis, y no seréis juzgados: no condenéis, y no seréis condenados: perdonad, y seréis perdonados. Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida, y rebosando darán en vuestro seno: porque con la misma medida que midiereis, se os medirá.

Y les decía una parábola: ¿Puede el ciego guiar al ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo? El discípulo no es sobre su maestro; mas cualquiera que fuere como el maestro, será perfecto. ¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y la viga que está en tu propio ojo no consideras? ¿O cómo puedes decir a tu hermano: Hermano, deja que te quite la brizna que está en tu ojo, sin mirar tú la viga que está en el tuyo? Hipócrita, echa primero fuera de tu ojo la viga, y entonces verás bien para sacar la brizna que está en el ojo de tu hermano.

Comentario

En tiempos de acusaciones, juicios y cárceles, más de una vez se oyen gritos que claman justicia y venganza. Lo hemos visto varias veces. Claro que hay que castigar los delitos, pero hay que tener corazón de bondad. Cada persona tiene sus convicciones determinantes: unas la justicia, otras la venganza, y otras –muchas otras- la bondad y el perdón.

El deseo de venganza, incluso aunque se llame “Memoria histórica” lleva al odio, a la falta de respeto, al desprecio del otro. Por el contrario, la bondad lleva al respeto, a la comprensión, a relativizar las cosas.

Nadie es quien para decir a otro “eres malo o bueno”. En pocos minutos dio la vuelta al mundo la respuesta que el papa Francisco le dio a un periodista en el avión de vuelta que le llevaba de Río a Roma: "Si una persona gay busca al Señor, ¿quién soy yo para juzgarla?".

Nadie es nadie para juzgar a nadie.

 

 

ORACIÓN

Vamos a ver en silencio este vídeo y pensar en nuestras actitudes:

 

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!