LOS DATOS DEL DÍA
miércoles, 5 de diciembre de 2018
TIENES CARTA DE DIOS

¿Has visto preparativos navideños en la calle?

Los cristianos este tiempo lo vivimos de manera especial. Preparamos la navidad en la cercanía con la gente y la Palabra de Dios, que invita a Esperar y confiar en él.

¿Te imaginas que hoy recibes una carta de Dios, y que te la dirige a ti precisamente? Imagina que la carta dice algo así:

“Hola Hijo mío:

Tú, que eres un ser humano, eres mi mayor milagro. Conozco tu nombre desde siempre y tengo que decirte que te quiero.

Eres fuerte, capaz de muchas cosas, inteligente, lleno de talento; encuéntrate, acéptate a ti mismo, anímate, y piensa que desde este momento puedes cambiar tu vida para bien, si te lo propones y llenas de entusiasmo.

¿Cómo puedes temer, estar lleno de dudas acerca de la vida, de ti mismo, de mi cercanía?

Eres único, nadie es igual a ti.
Eres libre; yo te hice así.
En ti está el poder de no atarte demasiado a las cosas; las cosas no dan la felicidad. Te di el poder de pensar.
Te di el poder de amar.
Te di el poder de hablar, de reír, de crear...
Elige amar en lugar de odiar. Elige seguir en lugar de renunciar. Elige alabar en lugar de criticar.
Aprende a sentir mi presencia en cada acto de tu vida. Yo estoy a tu lado siempre.

¡Llámame! Acuérdate de mí... Abre los ojos hoy, ahora. Tu amigo, Dios.”

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

Después de leer esta carta, ¿qué te dice?
¿Crees que Dios puede estar hablándonos hoy a través de acontecimientos cotidianos o personas de la calle? Aún más, ¿eres consciente de que navidad no es el día 25 de diciembre, sino todos los días en que decides vivir y hacer vivir a los demás?

ORACIÓN

Amigo Jesús, en esta nueva jornada, te damos gracias por la invitación que nos haces a vivir con intensidad y a vivir con los demás.

Ayúdanos a abrir bien los ojos, y sobre todo, a contemplar lo que sucede a nuestro alrededor.

Que de verdad sea una nueva oportunidad. Gracias Jesús.

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!