LOS DATOS DEL DÍA
jueves, 6 de diciembre de 2018
SINCERIDAD

Cuentan que una vez en las afueras de una ciudad se habían situado las casetas de una feria. Aquel año la feria contaba con una gran multitud de atracciones nuevas y originales. Todas esas atracciones y juegos eran la delicia de pequeños y grandes, alegrando sus vidas grises y aburridas con luces de colores y miles de sonidos que brotaban por todas partes llenando el ambiente.

Un buen día apareció por allí un pequeño niño de color, era la primera vez que iba a la feria. Tras haberlo visto todo comenzó a contemplar extasiado a un excelente vendedor de globos de la feria. En un determinado momento vio cómo el vendedor soltó un globo rojo que, elevándose por los aires, conseguía atraer la atención de una multitud de posibles jóvenes clientes.

Luego soltó un globo azul, después uno amarillo, a continuación un globo blanco... Todos los globos remontaban el vuelo hacia el cielo hasta que desaparecían de la vista. El niño, sin embargo, no dejaba de mirar el globo negro que el vendedor no soltaba en ningún momento. Finalmente le preguntó al vendedor:

‐ “Señor, si soltara usted el globo negro, ¿subiría tan alto como los demás?”

El vendedor sonrió comprensivamente al niño, soltó el cordel que tenía sujeto el globo negro y, mientras éste se elevaba hacia lo alto, le dijo:

‐ “No es el color lo que les hace ascender, hijo. Es lo que hay dentro”.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

¿Cuál crees que es la enseñanza de esta historia?

ORACIÓN

Amigo Jesús: podemos intentar presentarnos a los demás de mil maneras. Podemos aparentar ser buenos, ser malos, ser educados, ser sinceros, ser solidarios o ser un desastre. Podemos engañar a nuestros padres, a nuestros profesores, a nuestros amigos y a los que nos ven pasar por la calle. En realidad, como los globos, podemos intentar ser del color que queramos.

Pero ese color no es el que nos hará llegar alto (el que nos ayudará a conseguir las metas que nos hayamos propuesto). Lo que cada uno lleva dentro es lo que vale. Y ese tesoro de nuestro interior no lo podemos reservar sólo para nosotros, lo tenemos que compartir. Cuando intentamos engañar y aparentar nos engañamos a nosotros mismos. Mejor es preocuparse más del interior y menos del color. Que de verdad, con tu ayuda, seamos capaces de hacerlo realidad.

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!