LOS DATOS DEL DÍA
martes, 12 de febrero de 2019
El tiempo pasa

 Esto del tiempo impresiona. Pensamos en ayer y ya se fue. En el año pasado, y se fue. En la infancia, y se fue. Y la tremenda pregunta: ¿Qué queda? Por eso es bueno reflexionar sobre el tiempo, el paso del tiempo, o el paso nuestro a través del tiempo. Porque el tiempo está ahí, ni se mueve, ni pasa ni se queda. Nosotros pasamos o nos quedamos; o incluso podemos retroceder.

Pero siempre nos falta tiempo: para estudiar, para relacionarnos, para ir de compras, para el deporte... para todo nos falta tiempo. ¡Qué raro! Si disponemos de él no nos puede faltar, sería absurdo. Es como tener en la mano mil euros y decir, no tengo nada.

¿Y si resulta que lo que hacemos con el tiempo es perderlo? Porque es perderlo pasar la vida soñando con tener de todo, disfrutar de todo, divertirse en todo. Y el tiempo es formidable cuando lo aprovechamos para pensar o para no pensar en nada; para soñar o para contemplar un paisaje, una flor, a una persona. Sí, contemplar es aprovechar el tiempo porque entonces el tiempo se queda, penetra en nosotros, se adhiere a nuestro interior y nos construye.

Ocupar el tiempo con la obsesión de TENER es perderlo; ocupar el tiempo con la obsesión de SER es ganarlo y ganarle la partida.

Incluso el tiempo de recogimiento y de oración silenciosa es un tiempo que nos construye. Ánimo.

 

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO
  • ¿Te quejas de que no tienes tiempo? Mira a ver si no tienes organización.

  • ¿A qué lo dedicas? ¿Algún momento para tu interioridad y reflexión?

  • Si nunca vas a tener tanto tiempo como ahora, ¿puedes organizarte de modo que no tengas que lamentar “no tengo tiempo”.

     

ORACIÓN

Tengo ante mí unos minutos, unas horas, unos días.

¿Qué voy a hacer? La decisión está en mis manos.

Primero lo más urgente; luego algún tiempo para mí.

Estoy aprendiendo a organizar mi vida:

Estudio, amistad, diversión...

y algo para mi soledad, contemplación, y para soñar.

Si algo puedo pedir, incluso a Dios,

es ayuda para renunciar a un uso egoísta del tiempo,

y que me haga ver con claridad qué desea de mí,

porque Dios también cuenta.

Esta es mi oración.

Amén.

 

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!