LOS DATOS DEL DÍA
viernes, 20 de septiembre de 2019
DAR EL PEGO

Buenos días a todos.

“Dar el pego”. Esta frase tan conocida, está sacada de los juegos de naipes. Alude a la fullería y a las trampas, tan usuales entre los tahúres que se sientan a la mesa para jugar cantidades de dinero a las cartas. Éstos sabían cómo manipular las cartas, pegándolas entre sí a conveniencia mediante el empleo habilidoso de sustancias untosas, conocidas vulgarmente con el nombre de “pego” o "cerote”. Se le daba pego a la carta en cuestión y pasaba inadvertida ante la despistada mirada del contrincante en el juego. El tramposo cumplía su objetivo y el derrotado se lamentaba de la mala suerte o empezaba a desconfiar del suertudo contrincante, sin saber cómo era capaz de engañarle ante sus propias narices. De ahí que “dar el pego” haya venido a ser, muchos años después en el lenguaje común, sinónimo de engañar a otro, sorprendiendo su buena fe. Hoy todavía se dan muchos pegos, pero con técnicas más avanzadas y sutiles.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

La honradez y transparencia contribuye grandemente a crear un buen ambiente de convivencia. Allí donde existen trampas, es imposible construir un grupo unido.
¿Solemos dar el pego?
¿Conocemos personas que suelen hacerlo?

ORACIÓN

Jesús, quiero escuchar tu voz y seguir tus enseñanzas que me invitan
a ser una buena persona,
dispuesto a ayudar, con la alegría preparada
para animar a todos, con la verdad en los labios
y la sinceridad en el corazón.
Jesús, quiero conocer tu vida, tus palabras,
tus gestos de amor verdadero.
Quiero aprender a vivir como Tú,
siguiendo tus pasos con fidelidad.
Jesús, abre mi corazón,
mis oídos y mi inteligencia,
para que pueda recibir tu mensaje
y cambiar mi vida.
Quiero escuchar tu voz y tu Palabra
para vivir en este día que comienza
más cerca de Dios.

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!