LOS DATOS DEL DÍA
jueves, 7 de noviembre de 2019
AFRONTA YA EL PROBLEMA

Buen día a todos. Estaba pensando que aunque estamos a pocas semanas de haber comenzado el curso, es posible que empieces a encontrarte con los primeros problemas. El caso es que problemas no sólo hay en relación a los estudios o trabajo; los tenemos en casi todos los ámbitos: familia, amigos, pareja... A mí me parece que los problemas no son malos, pero sí son ocasión para darles solución

¿Cómo debemos actuar ante un problema? Yo te diría que afrontes ya el problema. Mañana es tarde. Aparta un poco del tiempo de tu jornada para hacerle frente, y ponlo por escrito.

No des largas al problema. La mayoría de nuestros grandes problemas en un principio eran más pequeños, y por postergar su solución se fueron agrandando.

Un buen lema puede ser: Debo hacerlo ya, no puedo dejarlo para más tarde. Te ayudará mucho la siguiente reflexión.

Cuando tienes que resolver un problema matemático, lo primero que haces es analizar los diversos elementos que plantea el problema.

Después buscas cómo colocarlos en orden para proceder a su solución. Si has colocado bien los elementos, la solución viene por sí sola. Reflexiona sobre este punto, porque te será de gran utilidad.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

¿Cuál sería el principal problema que tienes en estos momentos?
¿Cómo puedes hacer para solucionarlo?
Aunque no des ahora con la respuesta, dale tiempo para luego, pero no lo
pospongas.

ORACIÓN

Amigo Jesús, gracias porque en el camino de la vida vamos aprendiendo. Gracias por presentarnos los problemas, a través de ellos aprendemos, intentamos solucionarlos y maduramos. Queremos ser personas que aprenden de los errores y que saben plantear el escenario idonéo para solucionarlos. Que siempre miremos hacia adelante, hacia el horizonte... y que sepamos apoyarnos en las personas que tenemos como referencia: padres, familiares, amigos, profesores...

Gracias Señor por esta gran lección.

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!