LOS DATOS DEL DÍA
jueves, 7 de noviembre de 2019
Los zapatos del rey

Conozco a un compañero de clase que siempre encuentra la solución a los problemas que plantea el profesor. Pero tiene un pequeño problema: el método que él utiliza no es el que le gusta al profesor y, por tanto, las soluciones no son válidas.

La historia de “Los zapatos del rey” nos habla también de un problema y de dos posibles soluciones.

Un rey, bastante tarambana por cierto, se quejaba siempre de que en los caminos que rodeaban su castillo había infinidad de piedras que le hacían daño a sus delicados pies. Por lo tanto, ordenó que todos estos caminos fueran cubiertos con la piel de las ovejas de sus rebaños reales. Los funcionarios del rey se pusieron inmediatamente a cumplir las órdenes.

El bufón del rey al ver tamaño disparate empezó a reírse de los vasallos. El jefe de los funcionarios, enfadado, le preguntó:

-¿De qué te mofas, bufón?

- De vosotros, naturalmente. ‐contestó inmediatamente‐  ¿Para qué utilizar tanto tiempo y dinero inútilmente? Sería suficiente cortar dos trozos de la piel de una de vuestras ovejas y hacer con ellas unos hermosos zapatos para los delicados pies del rey; así él podría andar por cualquier camino sin  sufrir ningún mal.

Al escuchar las explicaciones del bufón, el rey dio la razón a su bufón y siguió su consejo. Por una vez fue un rey prudente y sensato.

Y es que ante una dificultad o problema, no basta cualquier solución; debemos buscar aquella que mejor responda al problema. Ya lo dice el refrán: “Hay quien trata de matar moscas a cañonazos”.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

¿Puedes explicar la moraleja de este cuento?
¿Cómo podemos aplicarlo en el día a día?

ORACIÓN

Amigo Jesús, sabemos que ante las dificultades y los problemas no basta cualquier solución, debemos buscar la mejor.

Para ello, necesitamos tener los ojos bien abiertos, la mente despejada y, sobre todo, personas con experiencias cercanas a nosotros.

Danos fuerza, Señor, para no intentar solucionar las cosas solo con nuestros propios medios.

Que nos dejemos aconsejar por los adultos, por aquellos que han vivido experiencias parecidas a nosotros.

Gracias Señor.

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!