LOS DATOS DEL DÍA
viernes, 14 de febrero de 2020
VALOR: EGOISMO – COMPARTIR - 4

Don Amargo y sus ciruelas (4a parte)

Colocaremos el dibujo de los niños compartiendo.

Don Amargo de verdad entendió que lo que no se comparte se pudre, que el verdadero valor de lo que se tiene, sea lo que sea, está en compartirlo con el otro. No quería seguir viviendo de esa manera, quería cambiar y ser como todos los otros frutales del campo que generosamente ofrecían sus frutos a quien los quisiera. Se sentía mal se sentía y estaba arrepentido por su actitud egoísta que no sólo pidió perdón a sus amigos los frutales, sino que quiso hablar con Meterete, a quien no hizo falta explicarle nada porque por supuesto ya había escuchado todo.

-¿Qué puedo hacer ahora? Sollozaba Don Amargo ¿Cómo le pido a Don Manuel que saque todas mis ciruelas, que no me deje morir?

-Déjalo por mi cuenta amigo, yo tengo mis informantes. Contestó Meterete con cara de misterioso. Una vez más habló con Juanito y le contó cuan arrepentido estaba el pobre ciruelo y le dijo que le pidiera a Don Manuel que lo siguiera cuidando como hasta ahora. El lorito contó todo a su dueño, quien realmente se puso muy feliz. Limpió las raíces del ciruelo, le puso fertilizante y lo regó un poquito más que al resto.
Pronto fue el tiempo de la cosecha nuevamente, todos los frutales estaban esperando ver cómo reaccionaba el ciruelo cuando le arrancaran la primera fruta. Demás está decir que Meterete estaba allí, presenciando toda la escena. Cuando Don Manuel se acercó a y tomó la primer ciruela, se escuchó algo que sólo los arbolitos y los pajaritos pudieron oír.

-¡Alto ahí! Dijo el ciruelo.

- Ya empieza... pensó Meterete, se arrepintió este árbol egoísta. Pero para sorpresa de todos, Don Amargo agregó

-Que la primera ciruela sea para mi amigo Meterete, quien me enseñó el valor de compartir. Y como si Don Manuel hubiese podido escuchar esa conversación, cortó la primera ciruela y lejos de ponerla en la canasta se la acercó al pico de Meterete, quien la agarró feliz y fue a compartirla con su amigo Juanito que mucho había ayudado. Meterete sabía que compartiendo la ciruela con un amigo, su gusto, sin duda sería mucho más rico.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

¿Cómo se sintió Don Amargo cuando empezó a compartir?
¿Se arrepentía de cómo había actuado?
¿Nos damos cuenta que cuando uno comparte lo que tiene con el otro, todo es mejor?

ORACIÓN

¡Es estupendo tener amigos!
¡Gracias Señor!
Señor, tengo una bicicleta, puedo montar en ella y pasearme.
Señor, tengo cochecitos, puedo jugar con ellos y hacer carreras.
Gracias Señor, porque puedo dejar mis cosas y hacer felices a mis amigos.

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!