LOS DATOS DEL DÍA
jueves, 26 de marzo de 2020
RICOS Y POBRES

Una vez, un padre de una familia bastante acaudalada llevó a su hijo a un viaje con el firme propósito de que su hijo viera cuán pobres eran las gentes del campo.

Estuvieron por espacio de un día y una noche completa en una granja de una familia campesina muy humilde.

Al concluir el viaje y de regreso a casa el padre le pregunta a su hijo: ‐ ¿Qué te pareció el viaje? ‐ ¡Muy bonito papá!
‐ ¿Viste cuán pobre puede ser la gente? ‐ ¡Sí!
‐ ¿Y qué aprendiste?

‐ Vi que nosotros tenemos una piscina que llega de una pared a la mitad del jardín, ellos tienen un riachuelo que no tiene fin. Nosotros tenemos unas lámparas importadas en el patio, ellos tienen estrellas. El patio llega hasta la pared de la casa del vecino, ellos tienen un horizonte de patio. Ellos tienen tiempo para conversar y estar en familia. Tú y mamá tenéis que trabajar todo el tiempo y casi nunca os veo.

Al terminar el relato, el padre se quedó callado, y su hijo añadió:
‐ ¡Gracias, papá, por enseñarme lo ricos que podemos llegar a ser...!

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

¿Qué conclusión podemos sacar de este relato?¿Qué ha descubierto el niño en este viaje? ¿Qué es lo que de verdad nos hace ser unas personas ricas, es decir felices?

ORACIÓN

Amigo Jesús, en nuestra vida muchas veces se dan situaciones de pobreza; situaciones que nos hacen esclavos y que no nos dejan ser nosotros mismos.

Danos fuerza, Señor, para buscar ser personas ricas, personas que apuestan por la vida, que aprovechan las oportunidades de crecer, que aceptan la realidad y luchan por transformarla.

En la medida que somos capaces de hacerlo, somos personas más ricas, somos personas más felices.

En esta Cuaresma, gracias por la oportunidad de cambiar. Gracias.

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!