LOS DATOS DEL DÍA
miércoles, 25 de noviembre de 2020
UN INVIERNO FRÍO

Si tenéis buena memoria, recordaréis que el otro día Juan Bautista de la Salle se quedó pensativo para tomar una decisión: ¿alguien la recuerda?

Pues sí, Juan Bautista tiene que decidir. Aquel año el invierno fue muy frío. Las cosechas no fueron buenas y el hambre llegó a Francia. Por las calles veía a los niños sin comer, buscando alimentos y pidiendo limosna. Aquellas imágenes le hicieron sufrir mucho.
Al final, fue valiente y se fue a su casa. Cogió todo el dinero que tenía y se fue a comprar comida gastándolo todo y seguidamente se puso a repartirlo a los niños pobres y a las familias. Sus hermanos de casa le llamaron loco y no entendían por qué hacía eso. Juan Bautista estaba seguro que eso era lo que su amigo Jesús le pedía, y por eso lo hizo.

Los maestros se pusieron muy contentos y a Juan Bautista también se le veía feliz: AHORA SÍ QUE ERA UN MAESTRO POBRE COMO ELLOS. Ahora a trabajar por la escuela.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

¿Qué te parece lo que hizo Juan Bautista?
¿Crees que mereció la pena?

ORACIÓN

Amigo Jesús, gracias por Juan Bautista, por su valentía, por pensar en los que menos tienen y en los que más le necesitaban.

Danos fuerza para darnos cuenta de las necesidades de nuestro alrededor.

Danos fuerza para prestar ayuda al que lo necesita, al compañero que está a nuestro lado, al amigo que necesita algo, a los papás que nos piden algo.

Gracias Jesús por invitarnos a ser generosos como Juan Bautista.

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!