LOS DATOS DEL DÍA
miércoles, 24 de febrero de 2021
UNA VUELTA POR EL EVANGELIO

Buenos días. El domingo primero de Cuaresma, nos presentaba la figura de Jesús en una situación muy especial. Es muy parecida a situaciones que tenemos en nuestra vida diaria.

El tema era las “tentaciones”. Jesús fue probado en diversas situaciones. Tener poder, dominio, riqueza... A todas ellas respondió poniendo por delante de todo a DIOS.

Ante la riqueza, el poder, el dominio... somos capaces de vender nuestra propia vida. Somos capaces de traicionar, abandonar lo más grande que la persona tiene, que es su propia conciencia.

En el evangelio (ese libro que los cristianos deberíamos manejar más a menudo) tenemos pistas de actuación para la vida diaria. Bien está manejar otros libros, pero Jesús mismo nos anima a familiarizarnos con su palabra y, sobre todo, a hacerla vida en nuestra vida. “No solo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.”

¿De verdad que tenemos hambre de la palabra de Dios como sentimos el hambre material cuando no hemos comido? ¿De qué se alimenta nuestro espíritu?

La Cuaresma es tiempo de saciar el hambre del espíritu con la palabra de Dios. Te invito a coger el evangelio en algún momento del día y leer un pasaje elegido por ti. No te dejará indiferente.

Que tengas un buen día.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

¿Cuáles son nuestras mayores tentaciones?


¿Conocemos lo suficiente el libro de los evangelios?

ORACIÓN

Señor Jesús, en este día que comienza, te damos gracias porque tu Palabra sigue resonando en nosotros; quizás la oímos un poco distante, o quizás no hemos percibido bien su mensaje; pero toda ella nos invita a hacer de nuestra vida una oportunidad para ser felices, desde las cosas sencillas, desde los mensajes auténticos, comprometiéndonos en apoyarnos unos a otros.

Este es tu verdadero evangelio: que seamos capaces de acercarnos y comprometernos.

Gracias, Señor por tu presencia entre nosotros a través de tu Palabra.

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!