LOS DATOS DEL DÍA
Wednesday, 7 de April de 2021
REFLEXIONES ALTERNATIVAS PARA ESTE DÍA:
TESTIGOS DE CRISTO RESUCITADO
LA MUERTE DE SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE

Tal día como hoy, un 7 de abril, de 1719, tuvo lugar la muerte de  de San Juan Bautista de La Salle.

Un sobrino de S. Juan Bautista, llamado Francisco Maillefer, describía a su tío de la siguiente manera:

Tenía el rostro sereno, afable y acogedor; un tanto bronceado por las muchas caminatas y los largos viajes.

Sus modales eran sencillos y corteses. Su corazón, generoso y sincero; y su espíritu ágil y penetrante. 

Su talla era proporcionada y superior a la media, su complexión se fue haciendo fuerte con la edad. La frente amplia, la nariz recta, los ojos vivos y azules. Los cabellos castaños se tornaron grises y blancos con la edad, dándole un aire venerable. Su voz era fuerte y clara.

En aquel año de 1719, el 7 de abril era Viernes Santo, un día muy señalado para morir un hombre que lo había dejado todo y había dado su vida por la educación cristiana de los niños y los jóvenes, sobre todo, por los más pobres.

Sus últimas palabras fueron: "Adoro en todo la voluntad de Dios para conmigo".

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

¿Qué mensaje nos quiere dejar S. Juan Bautista en sus últimas palabras?

¿Hay alguna frase en el Padre Nuestro de Jesús que nos recuerde o que se relacione con las últimas palabras de S, Juan Bautista?

ORACIÓN

Señor, Padre nuestro que, para educar humana y cristianamente a los niños y a los jóvenes, escogiste a  San Juan Bautista:

Te agradecemos el bien que cada día nos haces por medio de los Hermanos y los Profesores que nos acompañan.

Te pedimos por medio de nuestro Fundador que nos ayudes, según su ejemplo:

  • a construirnos como personas
  • a ser sensibles a los más necesitados
  • a compartir lo que somos y tenemos
  • a comunicar amistad en el colegio.

Gracias, Señor, por tu ayuda y por San juan Bautista de La Salle.

 

 

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!