LOS DATOS DEL DÍA
Monday, 3 de May de 2021
MAYO, MES DE LAS FLORES

Tú has visto muchas flores, muchas veces. Pero, ¿has mirado, has observado una flor? Una flor del campo, una flor cualquiera. La flor nos habla. Sin palabras. No sólo se habla con palabras.

He estado en el campo y he tomado una flor silvestre. Su colorido espontáneo y puro, su agradable perfume sin mezclas, el orden y perfección de sus pétalos sin artificio, su brillante luminosidad, su suave sencillez... Y he recibido el mensaje: el dar y recibir. Dar y recibir. Sin regateos, sin exigencias. Sin tanto‐cuanto. Las flores reciben luz, calor, agua, frescura, admiración y cariño. Las flores dan belleza, aroma, colorido y alegría.

Toda la vida es un constante dar y recibir. La flor es bello y sencillo exponente de la vida. Nosotros, los hombres, los seres de la creación hechos a imagen de Dios, vivimos muchas veces de espaldas a la misma vida. Pasamos junto a las flores, junto a tantos seres vivos, sin escuchar el mensaje de la vida. Vivimos preocupados por nuestras pequeñas ambiciones, nuestros negros pensamientos de venganza, nuestra inquietud constante por tener más cosas, más comodidades, más gustos, más recompensas, más alabanzas,...

“Mirad las aves del cielo, mirad las flores del campo”. Esa lección bíblica necesitamos aprenderla en nuestra vida.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

Piensa un poco ¿Tú también entras en el juegos del dar y recibir o te quedas sólo en el recibir?
¿Qué recibimos? Enumera circunstancias.
¿Qué podríamos dar hoy en casa, a los amigos...?

ORACIÓN

Señor: hoy queremos escuchar Tu voz, pero falta silencio en nuestro derredor. Enséñanos a estar callados.
Y escuchar atentos Tu voz.
Que tu palabra ilumine nuestra vida.

Que tu palabra nos comprometa, nos haga vivir en tu presencia.

Que ella sea fuerza para amar a los demás, y, así, llevarles la esperanza de un mundo mejor.

Que tu palabra haga de nosotros Hombres nuevos.

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!