LOS DATOS DEL DÍA
jueves, 14 de octubre de 2021
DECÁLOGO PARA VIVIR CON LOS QUE NOS RODEAN

¡Buenos días! Llevamos unos días hablando sobre la convivencia. Hemos visto que puede ser muy provechoso si la cuidamos, pero sabiendo que a veces puede resultar difícil. Por eso te voy a dejar una serie de consejos para vivir bien con quienes te rodean:

  1. Acéptate tal como eres.
  2. Considera que has recibido, con toda probabilidad, más de lo que necesitas. No envidies a nadie.
  3. Acepta a los demás tal como son, empezando por los más cercanos: tu familia, tus amigos, tus compañeros, tus vecinos.
  4. Aprende a decir y a sentir lo bueno que hacen los demás y dilo en voz alta, sin resentimientos ni temores.
  5. No te compares nunca con los demás, pues eso conduce al orgullo o a la desesperación, que nunca te harán feliz.
  6. Vive en la verdad sin temor a decir “sí” a lo que está bien y “no” a lo que está mal.
  7. Resuelve los problemas y los conflictos con el diálogo y nunca guardes rencor. El rencor te encierra en la tristeza.
  8. Empieza a dialogar con lo que nos une y, sólo después, ocúpate de lo que nos divide. Siempre son más las cosas que nos unen que las que nos separan.
  9. Da el primer paso, sin esperar a que lo dé el otro, y hazlo antes de que se haga de noche.
  10. Ten bien por seguro y por cierto que perdonar y amar es siempre, siempre, más importante que tener razón.
PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO
  • ¿Te resulta difícil la convivencia?
  • ¿Qué aspectos detectas que podemos mejorar entre todos?
ORACIÓN

Señor Jesús: “Vivir con” es convivir.

Nosotros queremos convivir con el otro, sentirnos felices a su lado y, sobre todo, seguir creciendo como personas felices.

Sabemos que nuestra realización personal pasa por la realización de los que están junto a nosotros; por tanto, Señor, danos la capacidad de saber abrirnos a los demás, de ser tolerantes y de intentar ponernos en el lugar del otro.

Gracias Jesús.

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!