LOS DATOS DEL DÍA
martes, 2 de abril de 2024
LA SALLE ES FRATERNIDAD

AMOR FRATERNAL

Si tenemos caridad con los demás, nuestra vida será otra.

La historia cuenta que había dos hermanos que se querían con toda el alma. Ambos eran agricultores. Uno se casó y el otro permaneció soltero. Decidieron seguir repartiendo toda su cosecha a medias.

Una noche el soltero soñó: ¡No es justo! Mi hermano tiene mujer e hijos y recibe la misma proporción de cosecha que yo que estoy solo. Iré por las noches a su montón de trigo y le añadiré varios sacos sin que él se dé cuenta.

A su vez el hermano casado soñó también una noche: ¡No es justo! Yo tengo mujer e hijos y mi futuro estará con ellos asegurado. A mi hermano, que está solo, ¿quién lo ayudará?  Iré por las noches a su montón de trigo y le añadiré varios sacos sin que se dé cuenta.

Así lo hicieron ambos hermanos. Y ¡oh, sorpresa!, Ambos se encontraron en el camino, una misma noche, portando sacos uno para el otro. Se miraron, comprendieron lo que pasaba y se abrazaron con un abrazo de hermano, aún más fuerte, y para siempre.

A veces, es necesario hacer un alto en nuestra vida y revalorizar las bendiciones que tenemos al contar con un hermano. Es esencial, como cristianos, amarnos y procurarnos como tales. No podemos dar testimonio de Vida, si no amamos a los que están más cerca de nosotros. El Señor nos pide caridad y entrega. Hoy es un buen día para empezar. Además, de esa manera será verdad lo que dice el lema de este curso: ¡¡!Nos sentiremos realmente en casa!!

Autor: Anónimo

 

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

Pasamos muchas horas en casa, pero también estamos mucho tiempo en el colegio.

Los compañeros de clase no son quizá nuestros hermanos, pero con ellos compartimos muchas horas de convivencia.

Todos sabemos que en clase hay gente que necesita ser ayudada: no todos somos un diez en inteligencia. Hay gente que te necesita y tú puedes ser su ayuda.

La fraternidad supone vivir la gratuidad... Dar sin esperar.

¿Qué te dice la palabra "hermano"?

ORACIÓN

FRATERNIDAD
Padre, te pido por los compañeros y compañeras de clase.
Pasamos muchas horas juntos.
Con algunos nos conocemos más y hay más amistad, con otros menos.
Te pido por todos, Padre.
Te pido que haya un buen ambiente entre nosotros, y que sepamos ser solidarios en todo lo que sea necesario.
Te pedimos que sepamos trabajar con buen ánimo en nuestra tarea de estudiantes.
Te pido que podamos llevar adelante las ilusiones que todos tenemos.
Y te pido sobre todo que en el corazón de cada uno de nosotros haya un verdadero
deseo de no vivir encerrados en nosotros mismos, de no pensar sólo en lo que a nosotros nos
conviene; sino que sepamos tener un espíritu muy abierto, muy atento, muy dispuesto.
Para que nuestro estudio y nuestro futuro contribuyan a construir una vida mejor
para todos.

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!